Conferencia: Caritas in veritate, a timely message to revitalize business ethics

Un mensaje oportuno para reconducir la ética empresarial

Stefano Zamagni ofreció una conferencia sobre el mensaje de Caritas in veritate para la ética empresarial

 

Comillas acogió la conferencia Caritas in veritate, a timely message to revitalize business ethics ("Caritas in veritate, un mensaje oportuno para reconducir la ética empresarial"), que impartió Stefano Zamagni. La ponencia, organizada por la Cátedra Javier Benjumea (Focus-Abengoa) de Ética Económica y Empresarial, de la Universidad Pontificia Comillas, y la Fundación López Quintás para el Fomento de la Creatividad y los Valores, se incluye en el programa de actos conmemorativos del 50 Aniversario de ICADE. En su intervención, el consejero papal aseguró que una de las palabras clave de esta encíclica es "emprendedor": "Necesitamos más emprendedores", dice Benedicto XVI.

El profesor Zamagni, autor de numerosos libros y artículos de economía, es catedrático de Economía Política en la Universidad de Bolonia; profesor adjunto de Economía Internacional en la John Hopkins University, Bologna Center; profesor contratado de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Luigi Bocconi, de Milán, y miembro de Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Economía. Ha sido asesor del exprimer ministro Romano Prodi y consultor del Pontificio Consejo Justicia y Paz. En su calidad de miembro del Pontificio Consejo Justicia y Paz, entre 2007 y 2009, fue uno de los principales asesores del Papa Benedicto XVI mientras éste redactaba la encíclica Caritas in Veritate. Durante la conferencia, estuvo acompañado por el Rector, José Ramón Busto, SJ; Alphons Brenninkmeijer, miembro de la fundación, y José Luis Fernández, Director de la cátedra.

Zamagni comenzó su intervención con algunas consideraciones sobre la encíclica, la primera de la postmodernidad dedicada a la doctrina social de la Iglesia. A su juicio, el paso a la posmodernidad está marcado por dos fenómenos interdependientes: la globalización y la tercera revolución industrial, cuyo nacimiento simultáneo y paralelo ha acarreado no pocos problemas. En este contexto, el Papa Benedicto XVI quiso leer esta nueva era desde la óptica de la doctrina social de la Iglesia.

La encíclica recoge dos nuevos hechos característicos del período en que nos encontramos: la separación entre economía y ética y un individualismo axiológico. La separación del mundo de la economía del de la ética es un fenómeno a todas luces reciente, los economistas clásicos eran también pensadores, filósofos y politólogos. Hoy en día, dijo, los economistas no necesitan estudiar ética porque la economía es una ética en sí misma y esa segregación de los saberes, se observa en la misma configuración de las titulaciones y los planes de estudios en las universidades. Para Zamagni una implicación más de esta concepción es la amoralidad del mercado. El individualismo axiológico supone, explicó Zamagni, que cada cual es responsable de sí mismo y que los valores son los que uno mismo decide. De este principio se desprende, por ejemplo, la crisis de los colegios, escuelas y universidades contemporáneas, de las que se espera que instruyan, pero no que eduquen. "La educación está prohibida -aseguró-. Padres y profesores no deben educar, porque la educación se considera contraria a la libertad".

Extrae cinco consecuencias de estos dos hechos. La primera es la "financialización" de la economía: las finanzas se han convertido en auto-referentes, un fin en sí mismas. "La crisis de los últimos años es el ejemplo más importante de la "financialización" de la economía y las burbujas especulativas demuestran su peligrosidad", dijo el conferenciante. La segunda, la reducción de la tasa de innovación. "En las últimas décadas, el emprendimiento ha descendido", afirmó, y ésta no es una cuestión menor para el Papa, puesto que una de las palabras clave de Caritas in veritate es "emprendedor", que aparece 25 veces. Zamagni distinguió entre renta y beneficio, y comentó que el pontífice propone luchar contra la renta no productiva: "necesitamos más emprendedores", dice en la encíclica.

La deslegitimación del trabajo es la tercera de las consecuencias. "En los últimos años, solo los estúpidos trabajaban", lo verdaderamente atractivo, afirmó, era dedicarse a la especulación o las corruptelas. Esta pérdida de valor del trabajo es mala para la economía, pero es aún peor para la vida cristiana. "Dios creó el mundo, pero no lo completó y pide a los hombres que lo hagan con su trabajo"; por eso, "una cultura que deslegitima el trabajo va en contra del pensamiento cristiano".

En cuarto lugar, se observa que las empresas se han convertido en mercancías, y con ellas sus trabajadores. El planteamiento es que si la compañía es sólo un producto más, puedo deslocalizarlo sin tener en cuenta siquiera a los trabajadores, que no son mi problema. Afortunadamente, concedió, esta concepción no ha tenido éxito en Europa, en países con Francia, Italia o Alemania, pero sí en Reino Unido y, sobre todo, en Estados Unidos, donde es un desastre.

La última consecuencia de la separación entre ética y economía y del individualismo radical es la consagración del consumismo como estilo de vida. La Iglesia no está en contra del consumo, pero es peligroso cuando se convierte en un único fin. "Si identificamos nuestra personalidad con la compra de bienes, crecen nuestras posesiones, pero no nuestra felicidad", concluyó Zamagni. Para el profesor italiano, el homo oeconomicus es un maximizador de bienes pero siempre está triste.

Para lidiar con esta situación, en el texto de la encíclica se hacen varias propuestas, la más significativa de todas es la reintroducción en nuestra sociedad del principio de fraternidad, "un valor más fuerte que la solidaridad, puesto que esta puede ser anónima o impersonal". Para Zamagni, la fraternidad implica reconocimiento de la entrega, como una expresión de la caridad. "Ése es el mayor reto del emprendedor, reintroducir la fraternidad, aplicarla al trabajo". En otra de sus propuestas centrales, el Papa pide que se tome en serio el desarrollo integral de la persona, un desarrollo de sus ámbitos material, social y espiritual. "Las tres dimensiones deben actuar como factores de multiplicación, actuando en paralelo", considera el ponente. Benedicto XVI hace también un llamamiento a la responsabilidad social de la empresa, una expresión que se usa por vez primera en una encíclica. "Hoy el emprendedor, particularmente el cristiano, tiene el reto de aplicar la responsabilidad social en su actividad", agregó Zamagni, para quien el desarrollo material no debe venir de una disminución del social o el espiritual. Puso como ejemplo la política de conciliación entre la vida laboral y personal: "La filantropía no es suficiente, un empresario cristiano debe actuar consecuentemente y dar tiempo a sus trabajadores para educar a sus hijos" Al final, concluyó que lo importante es la productividad, que va ligada a la creatividad y mejora en un entorno humanizado.

 

Información
Martes 14 de Junio

Sala de Conferencias
c/ Alberto Aguilera, 23 mapa


PATROCINADORES PRINCIPALES

patrocinadores principales Abengoa Santander Deloitte Garrigues Uría Menéndez Telefónica pwc Isolux Corsán

PATROCINADORES

patrocinadores aviva Bankia gestamp global via inditex la caixa

COLABORADORES

colaboradores abertis accenture grupo banco popular bank of america bbva cms albiñana & suárez de lezo consejo general del notariado corpfin capital cuatrecasas ferrovial flex freshfields fundación acs banesto fundación gómez-acebo & pombo hogan lovells deutsche bank impulsa capital informa managementsolutions grupo mbd the boston consulting group credit agricole wincor nixdorf fundación grupo siro Damm

MEDIA SPONSORS

colaboradores abc el mundo expansión telemadrid EL PAÍS

PROVEEDORES OFICIALES

colaboradores iberia meliá hotels international Grupo Arturo


SíGUENOS